sábado, 22 de septiembre de 2007

Juguemos al Go!!

Hace ya... pufff, ni me acuerdo, más de dos años, me registré en la página www.sedice.com. Por aquel entonces llevaba el pelo negro azulado (un color que me encanta) y a la hora de buscar un avatar, fui mirando dibujitos por internet. Encontré esta imagen que ha sido mi avatar durante más de dos años... por aquel entonces no tenía ni idea de que lo que sujetaba era una piedra de Go.

Tiempo después llegó otro usuario que usaba el mismo avatar, pero en el que se veía la imagen completa. Es más, también tenía una firma donde se veía claramente que el personaje que yo había adoptado como imagen era un personaje de un anime sobre Go... menudo aburrimiento!! Ya me imaginaba capítulo tras capítulo de interminables partidas, como los partidos de Oliver y Benji o los combates de Dragon Ball, pero con todos los personajes sentados alrededor de tableros.

Nada apetecible.

Sin embargo, en la soledad y aburrimiento extremo que puede haber en un fin de semana en Inglaterra, decidí darle una oportunidad a este anime... y lo cierto es que me está gustando, y mucho.

Hikaru no go trata sobre un chaval, Hikaru, que trasteando en el desván de su abuelo encuentra un viejo tablero de Go en el que está encerrado el espíritu de uno de los maestros de Go de un antiguo emperador de la era Heian. Espíritu que no puede reposar porque quiere llegar a realizar el movimiento maestro del Go... el "movimiento divino". El chaval, que no tiene ni la más remota idea de qué es el Go o cómo se juega, irá aprendiendo de manos del maestro los movimientos y demás.

Lo cierto es que la serie tiene 75 episodios, un montón teniendo en cuenta de qué trata. Y puede resultar un tanto pesada si no te gusta el Go... pero para los novatos que estamos medio atrapados por el juego no sólo es entretenida, también es instructiva. Además, los de www.animeunderground.net, que hacen los subtítulos, añaden explicaciones de cada palabra japonesa que define cada movimiento.

El Go combina la lógica del ajedrez con un punto de intuición que no tiene éste. Cuando juego al ajedrez, aunque sé cuáles son los movimientos de cada figura, intento analizar todas las posibles combinaciones, respuestas y opciones, y resulta extenuante. Es demasiado matemático, demasiado lógico. Sin embargo, el Go es mucho más intuitivo. Ves el tablero y "sientes" que la piedra debe ir ahí, aunque no tengas demasiado claro por qué, simplemente, ahí quedaría bien. Usas la lógica para dirigir a la intuición, como un vehículo, no como la base sobre la que juegas. Aunque a veces pongas la piedra demasiado pronto... o te des cuenta de un ataque demasiado tarde, y la partida no salga como la habías planeado.

Ahora supongo que el siguiente paso es comprarme un tablero y piedras... y dejar de jugar en el ordenador, que pierde mucho (ale, ya teneis una idea para mi cumpleaños :P).

1 comentario:

Miguel dijo...

Mucho cuidado con Hikaru. Yo me metí entre pecho y espalda los 75 capítulos (+ algún especial que corre por ahí) en cosa de semana y media. Para cuando acabé, estaba convencido que lo más importante en el mundo era jugar a Go.

Si después de ver la serie, todavía sientes curiosidad por la búsqueda del kami no itte de Hikaru, Sai y compañía, siempre puedes leerte el manga. Yo no tuve estómago.

----------------

Da la casualidad de que el primer objetivo para el algoritmo de Artificiencia Inteligial en el que estoy trabajando consiste en pegarse de leches contra el programa de Go "gnugo", para que aprenda a jugar un poco. Cuando haya avanzado un poco me vendrán bien conejillos de indias que lo quieran probar, así que a ver si cunde el ejemplo y la gente se pone manos al tablero.