miércoles, 10 de octubre de 2007

Historia del vibrador

Hace tiempo que quería contar la historia del vibrador, desde que la leí en un blog hace ya bastante. Me resulta muy curioso cómo ha pasado de ser un objeto de uso cotidiano y reconocido a un tabú.

Los consoladores, o dildos, se han utilizado desde hace muuucho tiempo, una muestra es éste que aparece en la foto, de 28000 años de antigüedad, encontrado en Hohle Fels Cave, en Alemania. Desde entonces se ha usado en la Antigua Grecia, en Asia o en Oriente Medio (hechos con boñiga seca de camello recubierta con una resina resistente… puajjj). Hay que distinguir qué se entiende por dildo y qué por vibrador. El dildo es un sustituto del pene que se introduce en la vagina, mientras que el vibrador es, simplemente, algo que vibra, y que generalmente se utiliza externamente, sobre el clítoris. Aún así, actualmente hay muchos modelos de dildos vibradores.

El gran momento en la historia del vibrador fue la década de 1880, cuando una gran cantidad de mujeres sufrían de “histeria”. La palabra “histeria” proviene del nombre griego de útero, y debido al poco conocimiento que se tenía sobre la sexualidad femenina, se relacionó el estrés y la ansiedad con esta enfermedad pélvica (que digo que parte de razón tenían… no tener en tu vida un orgasmo puede ser muy estresante). Como tratamiento, el médico realizaba masajes de clítoris hasta lograr el “paroxismo histérico”, o sea, el orgasmo. Naturalmente, el tratamiento no curaba la histeria, y las enfermas tenían que acudir con regularidad a recibir el masaje… vamos, que gracias a ello, las mujeres obtenían el placer que probablemente no recibían en casa (ya se sabe, sexo para procrear en la postura del misionero, y poco más).

Pero claro, el pobre médico que se pasaba el día masajeando clítoris probablemente debía tener los dedos hechos polvo. Así, el médico británico Joseph Mortimer Granville inventó el primer vibrador para utilizarlo en la consulta. Con la popularización del uso de la energía eléctrica en los hogares, el vibrador se convirtió en el quinto aparato doméstico en ser electrificado, mucho antes que la plancha o el aspirador, gracias al americano Hamilton Beach, que lo patentó en 1902. A partir de este momento, los vibradores se vendían en las tiendas de electrodomésticos, incluso con cabezales intercambiables para usarlos también como batidora. Una forma de recibir cuidados médicos en la comodidad del hogar, como "instrumento para la tensión y la ansiedad femenina" y una forma de mantener a las mujeres relajadas y contentas.

Sin embargo, la medicina siguió avanzando y se pudo conocer un poco mejor la sexualidad femenina. La histeria dejó de considerarse una enfermedad y el uso de vibradores como simples juguetes sexuales en el incipiente cine porno, condenaron al ostracismo a este práctico electrodoméstico. Se convirtió en el tabú, que, desgraciadamente, continúa siendo. Sin embargo, poco a poco vamos recuperando los viejos valores y rescatando a este aparatejo de los ocultos estantes de los sex-shops. La tecnología moderna permite hacer modelos realmente interesantes, como los de las fotos, acoplados al iPod o al móvil, en anillos para utilizar durante la penetración o con control remoto y sistemas de anclaje al clítoris, ideales para usarlos en reuniones sociales (bodas, bautizos y comuniones, por ejemplo, basta con colocarlo y darle a tu pareja el control remoto... intenta saludar así a tu abuela).

Así que ya sabes: la vibración es vida ;)

Para más información: wikipedia, Gothic-BDSM.

2 comentarios:

s1do dijo...

"hechos con boñiga seca de camello recubierta con una resina resistente… puajjj"

xD q asco

"incluso con cabezales intercambiables para usarlos también como batidora"

...del palo... María deja ya el vibrador q necesito la batidora x'D

Elara dijo...

"...del palo... María deja ya el vibrador q necesito la batidora x'D"o

o peor todavía:

Estooo... ¿le has puesto bacalao al gazpacho?

XDDDDD